26/4/2012

La catapulta romana



La catapulta era un arma de asedio utilizada por Roma, heredada de la Grecia helenística (καταπάλτης - que lanza).  Había de dos tipos, la llamada balista, basada en la tensión y la lithobolos, basada en la torsión. Eran construidas in situ por los legionarios empleándose madera del lugar y cuerdas fabricadas con tendones animales o con plantas.






La catapulta, como arma de artillería que es, arrojaba piedras, jabalinas o incluso material incendiario o recipientes con serpientes.  Equipaban a una cohorte, así que había 10 catapultas en cada Legión.  Para que funcionasen eran necesarios 10 soldados.  La media de longitud a la que se lanzaba el proyectil era de 160 metros si la piedra era de medio kilo aproximadamente, aunque se han encontrado en yacimientos piedras de hasta 7 kilos, según los textos clásicos podían llegar a alcanzar los 400 metros de recorrido tras su lanzamiento.


No solo era un arma como tal, también podía ser utilizada para aterrorizar al enemigo, Luvio Flavio Silva, general romano del siglo I, disparó, con sus catapultas, las cabezas cortadas de los enemigos capturados, en dirección a las murallas de Masada.

Munición de catapulta.
Lucentum - Tossal de Manises

Vitruvio nos habla sobre su construcción: "Unas operan con palancas y ejes, otras con polispastos ( ... ), pero ninguna ballista se construye sino con la debida proporción a la piedra que debe arrojar: por eso, no es para todos su construcción, sino sólo para los prácticos en Aritmética."






Planos para hacer una catapulta aquí.


¿Qué te ha parecido?

2 comentarios:

Muy buen artículo Engracia. Las catapultas jugaron un papel muy importante en las guerras de conquista romanas, e incluso hasta la Edad Media. No se si conozcas Trebuchet Park, en Teruel, donde un español se ha construido sus propias versiones de armas romanas a tamaño natural, altamente recomendable...
https://www.facebook.com/pages/Trebuchet-Park/155483827839097
Un besín.

se podría copiar y pegarrrrrrr

Publicar un comentario en la entrada